0984193155 - 0998220896
(02)2250410 - (02)2453253 (02)2454361

administracion@odontosaludec.com

ENDODONCIA



Es también conocida como” Tratamiento de Conducto”. Consiste en  en la descontaminación de la cámara y sus conductos, para posteriormente restaurar el diente.

El dolor al morder o a los cambios de temperaturas en alimentos muy fríos o muy calientes, hinchazón de la cara, son algunos de los síntomas de una infección en la pulpa de los dientes que requiere ser intervenida mediante tratamiento de conductos. Esto se hace para eliminar la pulpa del diente, sus vasos sanguíneos y la completa desinfección del área permiten recuperar el diente que en la mayoría de los casos requiere de una corona.


¿QUE ES LA ENDODONCIA?


Es la rama de la odontología que trata de la morfología, fisiología, y  patología de la pulpa dental (nervio) y de los tejidos perirradiculares vecinos.

La endodoncia, es también conocida como” Tratamiento de Conducto”.

El objetivo básico del tratamiento endodóntico es el de obtener el diagnóstico adecuado del estado del paciente y de la etiología del proceso, para establecer la necesidad de tratamiento endodóntico, que permita la posterior reparación de los tejidos circundantes lesionados y devolver la funcionalidad y viabilidad al diente comprometido.

Además existen situaciones en las que decidimos realizar el tratamiento de conductos sin existencia de patología pulpar de ningún tipo. Suele ser por indicación de otras áreas de la odontología como en casos pre protésicos, protésicos, estéticos, blanqueamientos, entre otros.

El Tratamiento de Endodoncia o Tratamiento de Conducto consiste en eliminar cuidadosamente la pulpa del nervio y los vasos del interior del diente, que se encuentran inflamados y la infección que provoca dolor. Se limpian y desinfectan los conductos del diente con líquidos desinfectantes, luego se sella o rellenan totalmente los conductos con un material especial (gutapercha y cemento).

 



Pese al objetivo de tratar de tener un papel preventivo que evite la necesidad de proceder al tratamiento de conductos, el endodoncista con frecuencia se ve abocado a la realización de este tratamiento. El mismo se suele dividir en cuatro fases:


* Diagnóstico, apertura cameral y localización de conductos, limpieza y conformación del sistema de conductos y obturación de los conductos. 

La endodoncia, se realiza cuando el nervio y los vasos del interior del diente están lesionados o infectados. Para esto, se limpian los conductos del diente, y luego se aplican líquidos desinfectantes en el interior del diente, para dejarlo limpio y sin infección. Es un procedimiento bastante común para salvar el diente de una extracción.


El Tratamiento de Endodoncia o Tratamiento de Conducto consiste en eliminar cuidadosamente la pulpa del nervio y los vasos del interior del diente, que se encuentran inflamados y la infección que provoca dolor. Se limpian y desinfectan los conductos del diente con líquidos desinfectantes, luego se sella o rellenan totalmente los conductos con un material especial (gutapercha y cemento).

Para realizar este procedimiento, se utiliza anestesia local. Una vez finalizado el tratamiento, el diente tiene que ser restaurado, para que continúe cumpliendo su función y para dejarlo con una buena apariencia. Esta restauración se hace colocando una restauración, o si el caso lo amerita una corona con perno para mantener al diente funcional.

El tiempo que demora el tratamiento en si, extracción de pulpa, dependerá del grado de infección que exista, puede necesitar más de una sesión.

El diente tratado, puede quedar resentido y presentar molestia o sensibilidad por algunos días, pero luego vuelve a su normalidad. Esta pieza se comportará igual que el resto, por lo tanto, está expuesto a formar caries, debido a esto, no debemos descuidar la higiene y asistir a Odontosalud para las revisiones periódicas.


 

Aún cuando las endodoncias son tratamientos seguros, no se pueden garantizar en  un 100%, ya que, existen factores como la contaminación bacteriana,  la propia anatomía del diente, a causa de una infección, fracturas horizontales o verticales tanto de las raíces como de la porción coronaria del diente tratado, enfermedades del hueso y encías, entre otros factores que condicionan el pronóstico a largo tiempo del diente y su funcionalidad.